1 de 8

Encontrar ayuda

A medida que la enfermedad progresa, la carga de trabajo extra te puede pasar factura. Tienes menos tiempo para dedicarte y esto puede afectar tu estado de ánimo y emociones y conducir a estrés y ansiedad.

Si en cualquier momento te resulta difícil hacer frente a la situación, pide ayuda.

A menudo, la gente que te rodea no se da cuenta que necesitas ayuda hasta que se la pides o no están seguros de qué tipo de ayuda necesitas. Asegúrate de que sepan qué es lo que haces por tu ser querido para que puedan ofrecer un apoyo adecuado a tus necesidades.

Encuentra ayuda:

  • Hablando con un miembro del equipo de atención médica acerca de los servicios de apoyo locales.
  • Pidiendo a un miembro de tu familia o a un amigo que se haga cargo de tus obligaciones de cuidador una vez al mes para que puedas disfrutar de tu tiempo libre.
  • Muchas personas cuidan de sus seres queridos, ¿por qué no estar en contacto con alguno de ellos? En las asociaciones de pacientes hay muchas personas que han atravesado situaciones parecidas y pueden comprender los momentos que puedas estar atravesando.