1 de 4

Haz una dieta equilibrada

Cuando estás cuidando de otra persona, es común caer en el hábito de preocuparse por lo que están comiendo ellos y olvidarte de tu propia alimentación.

Sin embargo, mantener una dieta equilibrada es esencial para una buena salud. Una dieta rica en vitaminas y minerales ayuda a asegurar que tu cuerpo tenga la energía que necesitas diariamente para combatir las infecciones.

Cocinando

Comer bien no tiene que llevar mucho tiempo. Trata de preparar comidas saludables que tú y la persona que estás cuidando podáis comer, evitando así cocinar dos veces. Aprende a invertir bien tu tiempo.

Puedes cocinar recetas sencillas que puedes variar usando ingredientes similares.